"Si tenéis un minuto, intentad resumir vuestra pasado, brevemente, y sentiros orgullosos.


Después, enfrentando el maldito folio en blanco, dibujad vuestro futuro, con pasión, con ganas de hacedlo mejor.


Será vuestro mundo, vuestro camino..."

domingo, 18 de febrero de 2018

TENEMOS EL DAFO, ¿Y AHORA QUÉ?

"Permítanos hablar, 
aunque mostremos todos nuestros defectos y debilidades: 
porque ser consciente de ello y no esconderlo 
es una señal de fortaleza"

Herman Melville (1819-1891) 
Escritor estadounidense

Acababan de terminar y cerrar todos los datos relativos a la medición de objetivos por departamento del año 2017. 

En paralelo, como habían aprendido en la formación final de trimestre del año pasado, tenían el famoso DAFO realizado por los directivos y personal clave de la organización, esta vez mucho más orientado a la situación actual de la empresa y realizado por un equipo más amplio y transversal que en las anteriores veces que habían intentando generarlo.

Pero cuando me lo contaban Juan y Vicente, no se les veía ese brillo en los ojos que se necesita para creer en crear algo, y es que nunca habían pasado de eso, de un mero ejercicio teórico.

Y entonces, aprovechando un momento en el que mandaba un silencio algo incómodo, pero también necesario, Juan preguntó a nadie en particular y a todos en general:

"Tenemos el DAFO, ¿y ahora qué?"

Nadie levantaba la cabeza orientada hacia la mesa de la sala de reuniones y entonces, irremediablemente, Vicente les indicó que siempre se había intentando pasar de la matriz DAFO a generar la estrategia y que, tras el último curso, estaba claro que eso era un problema, ya que la manera de saber qué hacer es pasar primero los datos a la más desconocida Matriz de Confrontación.

Y es que con esta matriz, tras un gran trabajo previo, se es capaz de vincular las amenazas y oportunidades con las debilidades y fortalezas, siempre según las relaciones que existen entre ellas.

Las preguntas que guían para el establecimiento de estas relaciones serán las siguientes:

- Si acentúo la fortaleza, ¿puedo aprovechar mejor la oportunidad? ¿En que medida?

- Si supero la debilidad, ¿puedo aprovechar mejor la oportunidad? ¿En que medida?

- Si acentúo la fortaleza, ¿estoy minimizando la amenaza? ¿En que medida?

- Si supero la debilidad, ¿minimizo la amenaza? ¿En que medida?

Y así, respondiendo una a una las relaciones generadas y valorando con un 10, 5, 1 ó 0  cada fortaleza, cada debilidad, seremos  capaces de obtener cual de ellas tienen una mayor relación con el entorno, lo que nos llevará de forma clara en volandas a colocar las acciones estratégicas con la prioridad que se necesita para alcanzar el éxito.

"Pero, ¿qué información obtendremos después de este trabajo?".- Le preguntaba con insistencia Juan. 

Está claro que de esta Matriz, tan pocas veces usada tras realizar nuestro diagnóstico DAFO obtendremos qué cuadrante sale más valorado, cuál es el aspecto interno o externo más importante para el momento actual y para nuestra empresa, e incluso qué aspecto tendríamos que trabajar de inicio para que potencie a más oportunidades o neutralice alguna que otra amenaza inminente.

Y con esta matriz, no lo dudéis, ahora sí estaremos preparados para generar las estrategias de nuestra compañía, las cuales se resumen en cuatro posibilidades, según el cuadrante de la matriz más favorable:

1) Aspectos a potenciar en la Estrategia Ofensiva (cuadrante 1: F-O): Es el resultado de la combinación de una fortaleza en el presente y una oportunidad en el futuro. Trata de obtener el máximo partido de una situación favorable en el entorno. 

2) Estrategia de Reorientación (Cuadrante 2: D-O): es el resultado de combinar una oportunidad de futuro con una debilidad del presente. Trata de aprovechar una situación positiva del entorno para corregir carencias de la organización.

3) Estrategia Defensiva (Cuadrante 3: F-A): es el resultado de la interacción de una amenaza posible con un punto fuerte. Trata de dar respuesta a situaciones del entorno no favorables apoyándose en puntos fuertes.

4) Aspectos a corregir en Estrategia de Supervivencia (Cuadrante 4: D-A): es el resultado de relacionar un punto débil y una amenaza que se dará en el tiempo. Trata de eludir los efectos que las situaciones del entorno pueden tener sobre aspectos internos.



Pero no debemos de olvidar que para elegir las distintas estrategias, habrá que tener en cuenta las relaciones de la matriz de confrontación y sobre todo, ver en qué medida las estrategias propuestas contribuyen a alcanzar la visión de la unidad, teniendo la colaboración y el total apoyo de la altísima dirección.

Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.




domingo, 11 de febrero de 2018

VALOR O COSTE. ENTENDIENDO LA GRAN DIFERENCIA

"Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. 
Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro"

Ezra Pound (1885-1972)
 Crítico y poeta estadounidense



Nuevamente esa palabra tan super-usada en nuestros días, en nuestras empresas, en nuestras vidas...

Y es que no hay día en el que no nos indiquen o hablen, cuando estamos en cualquier visita, en cualquier reunión sobre la nueva adquisición que mejora la productividad, lo que hemos ganado en eficiencia, etc...

Por mi parte, siempre que utilizo la palabra "eficiencia", hablando de producción, administración o negocio, siempre lo entiendo como reducción de costes.

Al final, beneficio o pérdida, resulta de la diferencia entre el precio de venta y el coste real del producto, por lo que si consideramos que al cliente le importa un "bledo", con perdón, cuanto nos cueste a nosotros producir su producto, sólo nos queda para aumentar el beneficio, eso, lo dicho, reducir los costes de fabricarlos o servirlos, según los casos.

Y es que en estos tiempos de globalización, transparencia de precios y mercados libres y de cuasi competencia perfecta, sólo hay un tema claro, no, clarísimo:

"El coste de fabricación de un producto no tiene importancia".


Para el comprador no tiene sentido un precio, ya sea alto o bajo, si detrás, el servicio o producto no le genera "valor" una vez adquirido. Simplemente lo rechazará, independientemente del coste del fabricante y el mínimo de margen sobre el mismo. Piénsalo bien, aunque se lo regales. El valor agregado es fundamental para estar vivos en la industria que nos ha tocado jugar.

Esa es la cuestión real, si el producto tiene o no algún valor para el comprador; reitero, esa es la clave.

Una vez que hayas generado valor en tus compradores, la reducción de costes es el objetivo prioritario de los fabricantes de productos de consumo que, año a año, mes a mes, intentan sobrevivir en el mercado actual.

Pero, imaginemos que estamos en un periodo de elevadas tasas de crecimiento, con aumentos de las ventas por periodo. Es en esta coyuntura cuando cualquier fabricante, sin esfuerzo, con la inercia del aumento de horas de fabricación, generada la rebaja de coste-hora, hace sencilla la disminución de los costes debido al automático aumento de producción. Pero la ceguera de lo que vendrá, no nos puede hacer permanecer inmóviles entendiendo que estamos haciendo algo bien, ¿verdad?. Estamos en un periodo en el que las tasas de crecimiento bajas, con incluso etapas de índices negativos, harán difícil establecer cualquier forma de reducción de costes (y menos automáticas y fáciles).

Siempre lo repito, y siempre lo repetiré; no existe la fórmula mágica al respecto. Debemos mirar hacia los maestros "Lean" y ver cómo la receta es crear un sistema de gestión completo e integral que, enfocando a todo el personal (desde directivos a empleados) en desarrollar las habilidades humanas, mejorando la creatividad, tanto para el diseño, como cada uno de los procesos de la empresa, una total orientación al uso de los utillajes y máquinas de manera correcta y sobre todas las cosas, se hace vital la eliminación de cualquier coste improductivo.

El sistema de producción de Toyota lo consiguió, implantado tal vez por una necesidad, y concentrado en la eliminación absoluta de los costes improductivos. Hoy, sin nosotros saberlo, todos estamos inmersos en esa necesidad, debido a las ya nombradas bajas tasas de crecimiento y posibles periodos de recesión venideros, por lo que entender el significado para nuestro cliente de coste, saber generarles valor y enfocarnos en nuestros sistemas de producción en la destrucción de la famosa "muda" o desperdicio, seguro que funcionará en cualquiera de nuestros negocios, y con toda probabilidad, nos llevará hacia el éxito.



No olvidemos que sin valor, el resto no importa, y a partir del valor, minimizar los costes es una necesidad, y por ello el enfoque en los procesos Lean, vitales.


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.






domingo, 4 de febrero de 2018

DECISIONES. CABEZA O CORAZÓN. RAZÓN O PASIÓN.

"No somos responsables de las emociones, 
pero sí de lo que hacemos con las emociones"

Jorge Bucay (1949-?) 
Escritor y psicoterapeuta argentino

La toma de decisiones es uno de los temas más importantes en todos los ámbitos de la vida. Independientemente de que hablemos de un entorno laboral, personal e incluso podríamos decir que no hay etapa en la vida (adolescencia, madurez, etc...) en la que no se tengan que tomar, eso, decisiones.

El tema a valorar es cuándo, cómo y en qué estado emocional es mejor decidir y actuar.

Si algo no debemos hacer cuando nuestro enfado o nuestra efusividad está en niveles de máximos es, sin lugar a dudas, actuar.

Muchas veces nos ha tocado pulsar la tecla (interruptor) que, en los teléfonos clásicos fijos, hacían la función de colgar, una vez depositábamos el auricular, indicando a jefes, compañeros o amigos que era el momento de contar hasta diez; "siempre puedes hacer la llamada cuando se esté más tranquilo".-, decíamos cuando la persona que iba a "ladrar" hacia el otro lado del aparato veía nuestro bloqueo.

Y es que esta semana me he encontrado con dos situaciones en las que, estoy seguro, muy probablemente, si se vuelve a releer lo que mis emisores decían, por un lado, uno de ellos no podría cumplirlo y el otro, seguro que no piensa ni por asomo, todo lo que ha escrito.

También es verdad que ahora, en nuestros tiempos, es muy fácil en un momento de lo que podemos catalogar como "cabreo", el mandar un mensaje a través de aplicaciones que nos pillan a tiro de "dedo". Pero nada peor que por cómodo, rápido y sencillo, coger nuestro smartphone y lanzar el dardo envenenado a la persona que ha provocado nuestra extrema emoción.

En el otro lado, ocurre lo mismo. Una vez estamos eufóricos, como le ocurrió a un cliente esta semana, tampoco debemos ponernos manos a la obra, a escribir un e-mail en el que nos comprometemos a cosas que, en circunstancias normales, al menos nos pensaríamos si el otro lado merece, o simplemente puede que sea uno de los posibles receptores de las promesas.

La verdad es que somos seres emocionales, y la pasión hace que avancemos en caminos de riesgo, no transitados con anterioridad, pero que imaginamos que nos llevarán a una meta muy deseada. Ahora sí, hay que tomar muy en serio los efectos colaterales si no medimos las decisiones, o los mensajes exagerados, tomados sin lo que se denomina con la "cabeza fría".

Y así, con cabeza fría, es como se deben tomar decisiones importantes y sobre todo, adecuadas. Pero por otro lado, esto último que se nos aconseja, no deja de ser paradójico, cuando la mayoría de nuestras acertadas decisiones están basadas en la intuición. Y es ese sexto sentido, el que disponen las personas que se nos cruzan en la vida, y que las definimos como especiales, algo que buscamos constantemente. Siempre que nos indican cómo han llegado hasta allí, este tipo de personas nos hablan de la intuición, tan desconocida como solicitada a la hora de impulsarnos hacia el gran camino que nos ofrece, en muchos casos, la solución más adaptada a las circunstancias y sobre todo, funcionales.

Queda abierta la discusión y el posicionamiento de todos, amigos. 

- Parálisis por análisis cuando el cerebro quiere tenerlo todo controlado; 

- Pasíon y decisiones en caliente, pese a quien le pese; 

- Intuición y "sexto sentido" que nos indica la mejor elección, asociando nuestro cerebro experiencias previas con emociones vividas, evitándonos problemas o anteriores circunstancias ya vividas.


Para muestra, un botón y me permito sugeriros que dediquéis 4 minutos a ver el siguiente vídeo que evidencia todo lo escrito y si no cae en saco roto podréis usarlo como ejemplo varias veces al día desde el momento que lo veáis.


El vídeo de la semana: TOMA DE DECISIONES



Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.

domingo, 28 de enero de 2018

EL MAESTRO, BUGATTI Y EL "CORSO DI PERFEZIONAMENTO"

"Si no necesitas trabajar para comer, 
necesitarás trabajar para tener salud.

Ama el trabajo y no dejes que nazca la mala hierba de la ociosidad"

William Penn (1644-1718) 
Religioso británico

Bien podría haber sido la frase de cabecera que hoy abre nuestra entrada de nuestro protagonista. Y es que Romano es una persona que deja sentencias, y sobre todo, enseñanzas por minuto, a aquel que tiene la suerte (la gran suerte) de disfrutar de su proyecto, sus palabras, sus gestos, incluso diría yo de sus estratégicos silencios...

Habíamos quedado para la jornada de mañana del día siguiente, pero no dudó en invitarnos a cenar para que él (y su alumno) pudiera conocer al posible cliente que nos había contactado; y no fue en vano, ya que nada mejor que una ronda inicial de conocimiento previo antes de saltar al ring a lo que se puede denominar "trabajo". 

¿Sólo esa fase?.- nos cuestionaba durante el entrante nuestro anfitrión. Para él, y creerme que a sus 85 años y una larga trayectoria en el sector de la automoción italiana, de todo esto del mundo de los negocios sabía algo; según sus comentarios, la parte de oficina, negociación y presentación de producto, era una mínima parte del trabajo y sabiamente, nos indicaba que desde que se había puesto la cita de la reunión, cada equipo, seguramente de diferente manera, estaba eso, trabajando por y para el proyecto.

Volviendo al hotel, a unos 10 minutos de distancia a pie del restaurante, me explicaba cómo era de importante para él la parte filantrópica a la que estaba dedicando un segmento de su vida, plena, pero llegando al final por la edad y conocimiento que atesoraba. En mi cabeza fluía esa idea de filantropía y me agrandaba el corazón, mientras caminábamos, conocer que era posible, en estos días, entre nuestro mundo, a personas que estaban dispuestas a hacer cosas por los demás, incluso a veces, a costa del interés propio. 

Y es que Romano, al constatar que nadie, ni el gobierno estatal ni el regional, iba a hacer nada por llevar ese gas natural a su localidad natal, allá en los mismos Dolomitas, decidió apostar por llevarlo él, a su coste, simplemente para evitar el malvado efecto de la combustión de otros combustibles ejercido sobre la nieve y las montañas de su escenario natural favorito. Allí tenía, en su oficina, dos grandes pósters de las grandiosos picos nevados, bellos, con su poblado ejerciendo de testigo de ese cielo limpio y sin polución. 

¡Gracias Romano, gracias por tu visión, gracias por tu pasión!

"Eduardo".- me decía mi tranquilo, pero apasionado caballero. -"Tenemos que dejar nuestra huella en este mundo".

Por otro lado, remontándome un poco atrás, durante la cena (por la altura del postre), nos explicaba que su pupilo, sentado con nosotros a la mesa y siempre, digo siempre, presente en todas las reuniones en las que estaba el maestro, era parte del plan. Los japoneses de la firma de coches que habían sido sus socios cuando se hizo con la importación de la marca para toda Italia, le habían enseñado que una de las cosas que tiene que hacer un patrón, sobre todo al final del viaje, es dejar todo el conocimiento adquirido a lo largo de una vida, en las manos (y la cabeza) de directivos jóvenes, a ser posible, para que lo mejoren. Es un legado que no se puede desperdiciar dejándolo ir a la tumba, como los tesoros de los egipcios.

El alumno, joven y muy inteligente, ya me había explicado que de lunes a viernes, pasaba todo el día con Romano; desde que se levantaba, hasta la cena. Su misión era ser su sombra: aprender, aprender y aprender. Eso sí, las tardes eran más largas debido a que él no podía tener la "siesta" que el capo se tomaba tras el almuerzo; tiempo que él dedicaba a escribir y poner orden a todo lo aprendido durante la mañana. Se juntaba todo; mucho conocimiento y experiencia con ganas de transmitir y una esponja al otro lado, ávido de sapiencia.

Para terminar, y como tercer gran hito aprendido en mis dos jornadas con Romano, me quedo con la lección que nos resumió durante el desayuno, mientras que nos contaba cómo le fue un una reunión decisiva, con los amigos los Japoneses. Para él, después de trabajar serio, había tenido siempre mucha importancia la SUERTE, y por que no decirlo, el TEMPO.

Y es que en aquella ocasión, durante el almuerzo final del vicepresidente de ventas de la marca japonesa en Italia, tras la que el equipo de selección del importador se volvería a Japón para tomar la decisión entre los dos finalistas, surgió ese punto de suerte, en el debido momento, que después, durante la firma del contrato, fue referido.

Se hallaba el directivo de más rango de la expedición japonesa contando sus historias, primero de niño. Le contaba cómo en el río cerca de su casa, existía un pez japonés, el cual subía y bajaba una parte de la longitud del afluente, siempre con precisión, tanto en tiempo como milimétricamente en longitud. "Un pez japonés".- pensamos el resto de comensales. El Vicepresidente le contaba al maestro italiano cómo con una cuerda, un palo y un sutil nudo, flip... los niños, enseñados por sus padres y abuelos, los cazaban (o pescaban).

Las historias iban fluyendo y como casi siempre, en aquella época, llegaba el tema de la II Guerra Mundial. En esta ocasión, el directivo japonés hablaba de una batalla concreta y de un familiar cercano, el cual murió en la misma actuando como solían los famosos "kamikaze". Mientras, Romano, algo despistado de la conversación, intentaba meterle mano a un pescado, oriundo de japón, de tal manera como un secretario le había explicado. La cabeza era un manjar, según nos explicaba Romano, pero tuvo la mala/buena suerte que de forma simultánea al final del relato, dos grandes espinas se le clavaban en el cielo de la boca; por otro lado, el vicepresidente, solemnemente, explicaba cómo su ser querido caía muerto en la batalla, debido a su función dentro de la jerarquía japonesa. Inmediatamente a esta historia, dos grandes lágrimas (debido principalmente al dolor), caían también solemnemente de los ojos de Romano, entendiendo el japonés cual grande era la humanidad del capo italiano, y pensamos nosotros, dando por finiquitado por este hecho el proceso de selección del importador.

"Las lágrimas habían decantado la balanza a favor de la firma de nuestro anfitrión".




Nada más que añadir de estas grandes enseñanzas que he tenido la suerte de recibir. Sólo espero que podáis reflexionar que en la vida se necesitan muchos actos de filantropía, trasvase sincero de experiencia y  conocimiento y para triunfar, por qué no, un momento de suerte.

Esta semana os dejo un vídeo para que profundicéis, si queréis en la vida de mi amigo, Romano: 

“la straordinaria vita di Romano Artioli”


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.

domingo, 21 de enero de 2018

EL VERDADERO WIN-WIN QUE NOS ENCAMINA HACIA EL ÉXITO

No podemos negociar con aquéllos que dicen, 
«lo que es mío es mío y lo que es tuyo es negociable»

John Fitzgerald Kennedy (1917-1963) 
Político estadounidense


Durante un tiempo, el nuevo mercado en el que estábamos inmersos desde hace unos años avanzaba, pero muy, muy despacio.

En cualquier nuevo mercado, y su desarrollo, se necesita mucha voluntad de añadir, sumar, dar y no hay sitio para el egoísmo. Es más, en el momento que los actores egoístas se unen a la "supuesta" creación de mercado, todo se ralentiza, por no decir que se va al "garete". 

Y así es como hemos navegado en los últimos tiempos; con mucho egoísmo y pocos resultados. Y es que un juego dónde se proponen una normas en las que existen ganadores y perdedores, finalmente todos resultan perdedores. Al final en la ruleta del Casino, todos pierden. Se trata de que en vez de reenviarnos eternamente la pelotita (el problema) unos a otros, la enviemos juntos a meta.

Y este problema, lo vemos todos los días, ya sean en esquemas de desarrollo de mercado, en la creación de nuevos productos y sobre todo, en la relación de los diferentes departamentos de nuestras organizaciones, que deberían trabajar en equipo, pero acaban trabajando unos contra otros haciendo que los competidores se conviertan en los auténticos ganadores.

En estos pensamientos me encuentro, por lo que necesito profundizar en el verdadero significado del famoso y mal usado win-win.

Win-win debería ser una acción coordinada que aporta provecho a ambas partes, generando una satisfacción de necesidades mutuamente beneficiosa. Es tan potente, que el otro no es un contrincante, sino un colaborador (por eso la acción resulta coordinada).

Ahora se está en una dinámica bien distinta. Hemos encontrado unos actores que completan la cadena de valor en nuestro nuevo mercado, dipuestos a integrarse en un proyecto común, de manera cooperativa. Saben que para que sea posible una situación win-win, se debe adoptar una perspectiva integrativa; nunca nadie es excluído y dispuesto en un nivel inferior al resto.

Hemos conseguido crecer como equipo, independientemente que el acuerdo sea entre empresas con CIF independiente.

Para ello, resultó vital que separáramos las personas de los problemas. Identificamos los intereses de los distintos actores de esta gran Obra, y se definió las posiciones individuales de cara a la necesidad de mercado a cubrir. Desde el principio se han buscado también, diferentes opciones que han permitido la ganancia recíproca y demostrable (se han tenido que realizar muchas reglas y acuerdos por escrito) y sobre todo, fundamentalmente se ha usado la regla de negociación MAAN (Mejor Alternativa a un Acuerdo Negociado).

Antes de la negociación de las partes, tuvimos que acostumbarnos a esta norma (MAAN). Las partes tienen siempre que preguntarse si existe algún resultado alternativo que sea aceptable para las empresas que se pueden catalogar como una victoria. Por otro lado, si se quiere avanzar, conviene siempre preguntarse si se tiene una alternativa realista menos costosa que el pacto adquirido. Una vez respondidas las anteriores preguntas, si la respuesta es que cualquier alternativa al acuerdo tiene mayor coste, entonces hay que aceptar el mismo. Ni que decir tiene que la regla MAAN deja fuera todas las emociones y decide canalizar y conducir todos los pactos por vías racionales y sobre todo, eficaces.

Por concluir, los juegos win-win, en dinámica de grupos, ya sean de personas o entre empresas acentúan la importancia de la cooperación, distribución lógica de tareas, cuidado del éxito total del grupo (global vs individual) y deja al lado, posturas de dominación, comportamientos egoistas y óptimos locales en detrimento del conjunto.

Para terminar, creo que nuestro gran paso en el mercado es que, actores importantes y adecuados hemos dejado el "yo" dando paso al "nosotros", hemos demostrado credibilidad, compromiso, responsabilidad y juego limpio.



Y recordad, en dinámicas win-win:

- No hay perdedores.

- Todas las partes están 100% implicadas.

- Existe gran comunicación, apoyo y además, diversión...

- En definitiva, se busca y se consigue el óptimo para todos; como decíamos en el punto inicial, sin perdedores.



Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.







domingo, 14 de enero de 2018

LOS TRES FACTORES DECISIVOS QUE INCREMENTARÁN LA PRODUCTIVIDAD DE TU EMPRESA

"El trabajo más productivo 
es el que sale de las manos 
de un hombre contento"

Victor Pauchet
Cirujano Francés (1869-1936)


Cuando se levantó Gonzalo y se dio por terminada la reunión, Fernando pidió otro refresco, por lo que intuí que todavía nos quedaba un rato tras la parte diríamos que, oficial.

Ya habíamos marcado los pasos a seguir sobre el proyecto en el que estábamos las tres empresas trabajando, pero Fernando me indicó, si era posible, profundizar en un tema que había salido, sólo de soslayo, durante la comida y le interesaba mucho.






El asunto no era otro que la PRODUCTIVIDAD en su empresa.





Su compañía había facturado en el año recién terminado, un poco más que el año anterior, pero la presión de la competencia y el buen hacer de los compradores en su mercado hacía que los números en cuanto a beneficios se hubieran visto tocados a la baja; no de manera alarmante, pero sí de una forma, diríamos que algo preocupante (según sus propias palabras).

Como sabemos, la productividad es el resultado de la razón entre salidas (bienes y servicios) y una o más entradas o insumos (recursos como mano de obra y capital). Y precisamente, el trabajo del administrador de operaciones es mejorar esta razón, lo que significa mejorar la eficiencia. En cambio, conformarse con una producción más alta no indica nada más que existen más personas trabajando y que los niveles de empleo puede que sean altos (en el corto plazo, ojo), pero nunca implica necesariamente una alta productividad

Nos metimos en faena y detecté que Fernando, aunque tenía una empresa mediana y con bastante solera, no tenía buenos indicadores de gestión de su sistema de producción. Todos sabemos que sin medida, no hay mejora, y que un buen sistema de medición es vital para implementar eficientes procesos productivos y sobre todo, ejecutar los ansiados ciclos de mejora continua.

"Entonces, ¿cómo puedo incrementar la productividad de mi fábrica?".- me preguntó.

"Pues, no queda otra que trabajar sobre las tres variables que inciden en la misma".- le contesté. "Tienes que trabajar en la Mano de Obra, el Capital y la Administración de los Recursos".

Le resalté que estos tres factores son decisivos para incrementar la productividad y por tanto, representan las grandes áreas en que los administradores pueden actuar para mejorar la productividad.

Empezamos con la Mano de obra. Como responsable de tu compañía, para que la mano de obra contribuya a la productividad de tu empresa, tienes que cuidar que tu personal sea una fuerza de trabajo saludable, bien formada y sobre todo, motivada. Gestiona y mantén en tu organización el talento, mejóralo con formación de calidad y si puedes, ficha y atrae más y mejor personal cada año. Poco a poco, a tu paso, pero no dudes que sólo así crecerás en el mercado.

Pregúntate respecto a tu fuerza laboral si están preparados para lo que se avecina. Por un lado, una rápida expansión de la tecnología y por otro, cómo gestionar y lidiar con el trabajador del conocimiento.

Por último, no dudes en medir a los tuyos, y proponte mejorarles en cuanto tener al equipo con un compromiso más sólido de tu sector y de tu entorno.

Quedando claro el punto anterior, pasamos al Capital. Sabiendo que los seres humanos somos animales que usamos herramientas y que, el Capital, nos proporciona las mismas, es importante saber cómo de inversiones de máquinas actuales y herramientas nuevas se está dotando una empresa, en un principio, preocupada por la productividad. La crisis (bendita crisis), según me comentaba Fernando, había ralentizado la rotación de tecnología en la fábrica; pero ahora era el momento, según decía. 

Por mi parte, en este sentido, pienso que la productividad aumenta en menor medida por este factor, que vía Capital Humano y la administración de los recursos, por lo que en resumen, la inversión en capital con frecuencia es necesaria, pero rara vez es un ingrediente suficiente en la batalla por incrementar la productividad.

Tocaba afrontar, para terminar la larga jornada pero muy productiva, al menos por mi parte, el factor conocido como Administración, el cual es un factor de la producción y un recurso económico. No se lo creía mi interlocutor, pero está demostrado que el aumento de productividad es una causa, en un 50%, de una buena administración. Las empresas, mejoran y mucho, mediante la correcta aplicación de la tecnología y con la utilización efectiva del conocimiento.

Nos encontramos en la era post-industrial, inmersos en la industria 4.0, por lo que la aplicación de la tecnología y el conocimiento precisa, hoy más que nunca, educación y capacitación. En un mercado de incertidumbre y globalizado, o se ponen las pilas los estados (educación) y las empresas (capacitación) o se quedarán fuera del entorno competitivo requerido en todos los sectores. Por este motivo, no cabe duda que es el momento que crear en nuestra empresa verdaderas "sociedades del conocimiento".

"No descuides esta parte".- Le indiqué. "Debes hacer que tu administrador de operaciones sea efectivo, y prepare a tus trabajadores construyendo organizaciones que aprenden. Debes reconocer la continua necesidad de educarse y aumentar el conocimiento de la organización. De esta manera, asegurarás de que la tecnología, la educación y los conocimientos se empleen de manera efectiva."




No olvidemos que como empresarios, dueños, directivos y mandos intermedios, sabemos que una utilización más efectiva del capital, en oposición a la inversión de capital adicional, es también importante. El administrador de operaciones, debe ser reconocido como un catalizador de la productividad y que hoy, más que nunca, inmersos en las sociedades del conocimiento se requieren administradores que se sientan cómodos con la tecnología y con la ciencia de la administración.

Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.




domingo, 7 de enero de 2018

NETWORKING DE CALIDAD. CON BNI NUNCA ESTARÁS SÓLO

"Los grandes networkers 

dan sin recordar y reciben sin olvidar."

Ivan Misner (BNI)


Hacía tiempo que no veía a Fran, y este sábado, saliendo del restaurante dónde celebraba el cumple con mi familia y en el que, como todos los años, nos llevamos a los cuatro abuelos de mis hijos a celebrar y cerrar estas fiestas de Navidad, siempre tan entrañables, me lo encontré en la escalinata caliza de lo que en tiempos fue un Convento; justo ahora es la entrada de la recepción de este hotel-restaurante.

Fran venía de un anterior proyecto, de mucho éxito, pero que la crisis del 2008, por un tema de impagos, se había llevado por delante, dejando unas grandes heridas (yo creía que todavía por cicatrizar) en este buen empresario.

Me hizo gran ilusión, pero puedo asegurar que no era menos su alegría al verme, por el abrazo que me regaló; me emocioné con el gesto, os lo juro.

Sin yo saberlo, su vida le había cambiado desde que hace dos años, allá cuando justamente por Enero del 16 le recomendé que visitara ese grupo que se acababa de montar justo en la localidad cercana dónde tenía su negocio familiar.

Indicar que Fran, una vez repuesto del duro golpe asestado por la crisis, se había hecho cargo del negocio que su padre, fallecido justo al cumplir los 65, le había dejado en Campo de Criptana y aunque los grandes almacenes le habían ido reduciendo, poco a poco, según me comentó, él, su equipo de empleados y el grupo de networking (ahora te contaré) lo había ido enderezando incluso con visos de crecer en otras localidades de la comarca.

Era una ferretería, pequeña, al uso de muchos pueblos pequeños, que se mantienen como tienda de barrio, pero que como dicen por la zona, tiene siempre "su parroquia".

Me comentó que nunca olvidaría lo que le había ayudado con la indicación de visitar BNI. Para él fue un antes y un después. Le permitió poder compartir dudas, tristezas y por supuesto, grandes alegrías y el poder contactar con empresarios de otros gremios, pero con problemas parecidos, le permitió resurgir de sus propias cenizas (según sus palabras).

"Siempre te deberé la chispa que volvió a arrancar mi motor".- Me decía cada vez que en la conversación se producía algún momento de silencio.

También estaba muy contento, porque en el grupo de BNI Cervantes le habían dado mucha formación; formación de calidad y de gran nivel, que no se encontraba en Google, se vanagloriaba Fran. Como prueba me relató de memoria una frase del escritor inglés Charles Reade:

"Siembra un pensamiento y cosecharás un acto. Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino"

Lo tenía claro, es a través de la acción, pero la acción en positivo, cuando se producen los verdaderos cambios. Y como no, sabía que la clave para aprovechar este evento semanal de networking profesional se basa en evitar la venta agresiva (lo que en BNI conocen como "cazadores") y fomentar las relaciones de confianza. Además, no es tarea fácil y los resultados nunca llegan a corto plazo. "Esto es una carrera de fondo".- Remató esta parte mi amigo antes del cambio de tercio.

Me contó también, cómo su negocio se había asentado gracias al marketing de referencias, y cómo hoy, tras dos años, su proyecto pasaba por la expansión a otras localidades con un modelo de negocio muy bien pensado a modo de "franquicias". Le brillaban los ojos de la emoción, y todo me lo contaba con gran pasión que se visionaba en sus gestos, sus expresiones...

Antes de despedirnos, me indicó una serie de ventajas únicas, que este grupo de BNI, le generaba, según su humilde opinión, que os dejo en forma de lista:

- Consigo una gran visibilidad al relacionarme con otros empresarios de la comarca.
- Tengo exclusividad en mi área de negocio o especialidad en mi grupo.
- Aumento la cartera de clientes mediante referencias. Sin pagar comisiones sobre los trabajos conseguidos.
- Aprendo cómo promocionar mi negocio, sin costes añadidos.
- Mejoro mis habilidades de presentación.
- Accedo a una red social profesional interna, en Internet, que me permite aumentar mis ventas en otras zonas de España, incluso en otros países.

Pero no se te olvide, me dijo para concluir, lo más importante, añadió, es que en estos dos años he conocido a casi 70 empresarios de la zona, de mi pueblo y comarca, que no son para mí ya empresarios como tal, sino 


                                    GRANDES 

                                                                                          AMIGOS.


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.