"Si tenéis un minuto, intentad resumir vuestra pasado, brevemente, y sentiros orgullosos.


Después, enfrentando el maldito folio en blanco, dibujad vuestro futuro, con pasión, con ganas de hacedlo mejor.


Será vuestro mundo, vuestro camino..."

domingo, 20 de mayo de 2018

ELIMINANDO INGENIEROS ERMITAÑOS

"No basta tener buen ingenio; lo principal es aplicarlo bien"

René Descartes (1596-1650) 
Filósofo y matemático francés


En esta ocasión, todos los que estábamos alrededor del tapete, incluido el máximo dirigente de la empresa, teníamos claro que para que la organización fuera más eficaz, la ingeniería, incluso la más avanzada, debe siempre estar ligada a las actividades clave de la compañía en el mercado.

Se acabaron los ingenieros de oficina. Toca bajarse al "genba", porque nadie duda que un buen detective encuentra la solución correcta del caso visitando e investigando lo ocurrido de forma directa en el lugar del crimen. ¿verdad?

No queríamos más ingenieros de los que llamamos "ermitaños", por lo que después de recopilar algo de información nos dedicamos en la reunión a repasar cómo se incorporan los ingenieros noveles, como ejemplo, en la empresa Honda.

Y es que precisamente en este empresa japonesa, los nuevos ingenieros pasan sus primeros meses trabajando en la cadena de montaje de la marca automovilística. Después, trabajan como ayudantes en el departamento de Marketing, para pasar luego un año, de manera aproximada, rotando por los departamentos de ingeniería (carrocería, chasis, maquinaria de proceso, etc...).

Tras este periplo, tan terrenal, por toda la gama de actividades implicadas en la fabricación y diseño de un vehículo, la empresa entiende que los ingenieros que han demostrado dotes mínimos para continuar en la empresa, ya están preparados para formar parte de una de las especialidades de ingeniería (el cerebro de toda empresa).

Inician tareas de adaptación de diseño, con modelos ya  en fabricación, al menos durante cuatro años. Posteriormente, los mejores pasan a desarrollar tareas en el departamento de motores y en un futuro, sólo esos que destacan, tras un nuevo proceso de formación académica superior, llegarán a trabajar en proyectos a largo plazo y más avanzados.

En definitiva, el mensaje/consejo que manda esta empresa y que toda compañía no debe descuidar es que los ingenieros tienen que conservar la sensibilidad de lo que se fabrica, se vende y lo que se necesita mejorar. Por ello, incluso el ingeniero experimentado, aunque sea ya de los denominados seniors, en esta empresa de referencia, pasan un mes al año trabajando en las áreas funcionales; ya sean en ventas, operaciones, cadena de suministro, etc...

Objetivo: "no aislar las tecnologías avanzadas de las tareas diarias de la empresa y de las incesantes demandas del mercado."


Para nuestras queridas pymes, también todo lo descrito va destinado a tantos "directores, directivos y mandos" que no salen de la oficina, creyendo que todavía saben lo que quieren y necesitan, clientes y/o empleados. No, no es posible escuchar a tus clientes encerrado en tu despacho, y tampoco es el aislamiento en tu despacho la manera de eliminar ineficiencias y encauzar el camino de la mejora continua.


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.

domingo, 13 de mayo de 2018

INTERESANTE CHARLA SOBRE KAIZEN

"En la carrera por la calidad no hay línea de meta"

David T. Kearns (1930-2011) 
Empresario y político estadounidense

Siempre cuando hablamos de estrategia, solemos acabar tendiendo a apuntar nuestros comentarios sobre diferenciación o coste. Pero el otro día, discutiendo estos temas con un buen amigo, Director de Calidad desde hace tiempo, un enfoque basado en la cultura de la empresa precisamente apoyándose en la calidad, nos condujo a que puede ayudar a ambas estrategias.

Y es que una empresa que vive en la mentalidad de la "Calidad" es una empresa que hace que sus productos "bien hechos" vendan; sí, vendan por sí mismos.

Mucho se escribe y habla sobre innovación, como una radical forma de cambio, pero debemos interiorizar la forma de hacer las cosas bien mediante una continua forma de cambio, microcambios, conocida como "kaizen".

Realmente es una forma de filosofía de vida. Es asumido que cada acción, cada actividad, cada aspecto merece ser constantemente mejorado. Además, esta filosofía descansa en elementos tan potentes como la Calidad Total, los Círculos de Calidad, los pequeños grupos de mejora y las relaciones laborales.

Nos costó en la charla definir una serie de elementos clave, pero al final convenimos que podríamos concluir que el Kaizen descansa en la calidad, el esfuerzo, la involucración de todos los empleados, deseo de cambio y sobre todo, una perfecta comunicación dentro de la empresa.

Pero, ¿nuestra empresa es "kaizen"? nos preguntamos tras un tiempo hablando sobre estos temas. Miremos dentro de la organización y concluyamos.

Es imposible reconocer una empresa orientada a la mejora continua si no te indican, como decía mi compañero, una serie de elementos dentro del día a día de la compañía, como pueden ser:

Un gran trabajo en equipo, disciplina personal de cada miembro del mismo, decisiones éticas acertadas, círculos de calidad formados tanto de personal técnico como de personal de planta y un gran número de sugerencias orientadas a la mejora.

Es una pena, pero cuando visitas algunas empresas, y por suerte, encuentras un buzón dedicado a las sugerencias, la grata sensación que genera este descubrimiento se rompe al preguntar el número de mejoras que el sistema provoca, encontrando por respuesta una mueca del Director de Operaciones o del Director de Calidad. Además, este gesto suele ir unido a una respuesta poco clara, pero que si se incide en la misma, al final se concluye que el sistema no funciona.

En esto punto, siempre toca, sobre todo cuando un directivo se convence que una herramienta de mejora en su empresa puede ser la incorporación de una cultura "kaizen", responder a: lo compro ¿pero por dónde empezamos?

Esta claro que cada empresa tiene unas necesidades, pero en general, los empleados de una empresa orientada a la mejora continua deben empezar y basar sus esfuerzos en:

- Eliminación del desperdicio y la eficiencia

- La completa puesta en marcha e implementación de las "5S"

- Estandarización.




Como decía un amigo: "sencillo, pero no fácil".

¿CUÁNDO EMPEZAMOS?

domingo, 6 de mayo de 2018

¡¡¡MAMÁ, NO QUIERO ESTUDIAR!!!

"Nunca consideres el estudio como una obligación, 
sino como una oportunidad para penetrar 
en el bello y maravilloso mundo del saber"

Albert Einstein (1879-1955) 


Ojalá tuviéramos una madre, no sólo en casa, sino también en cada paso de los que nuestra vida va dando por este camino tan duro. ¡Ojalá!

Es nuestra brújula, nuestro combustible y siempre que la necesitamos desde que nacemos está ahí, sin fallarnos, sin pedir nada a cambio, sin contraprestación.

Ella, nuestra madre era, es y será la que nos empujaba a no desfallecer cuando, en cualquier circunstancia mínimamente adversa, nuestra mente quería gritar: 

¡¡¡Mamá, no quiero estudiar!!!

Pero allí estaba ella; ayudando, motivando, obligando sin desfallecer y sabiendo que su sacrificio, y el nuestro, sólo tenía un motivo, la clave de nuestro mejor futuro, el cual se estaba forjando gracias a su educación. Cuando creces lo vas entendiendo y qué poco agradecida está esta bendita MISIÓN.

Está claro que no podemos predecir el futuro, pero sí que es nuestra obligación el intentar estar preparados para cuando éste, el futuro impredecible, se convierta en nuestro presente. Y toca, por tanto, nunca parar de estudiar y prepararnos ante el efecto que la tecnología va a tener en el empleo en general, y en nuestro puesto de trabajo, en particular.

Entonces, lo más honesto para estar preparados de cara al futuro de nuestro entorno laboral, no es otra receta que estudiar; y así las mamás vuelven a resonar en nuestras cabezas como las grandes catalizadoras de nuestro éxito, sea éste cual sea, y no podemos nada más que repetir un millón de veces, y durante toda nuestra vida,

GRACIAS

En este punto, podemos seguir preguntándonos si la formación de los trabajadores es reponsabilidad de nuestras mamás, de nosotros como profesionales, de nuestra empresa o del sistema público, ¿verdad?

Pues seguro que debe de haber respuestas de múltiples colores ante la anterior pregunta, pero no podemos responsabilizar al sector público para que sea capaz de formar a nuestros jóvenes de cara a todo su periplo de su vida completa laboral. Esta claro que muchas de las formaciones necesarias para adaptarse a las nuevas tecnologías, situaciones, entornos y sectores específicos deberán ser responsabilidad de la empresa. Y este tema es así, aunque la tendencia es hacia la globalización, sin duda, porque cada país tiene una evolución diferente en cuanto a sistemas de educación. Indudablemente, no es lo mismo el sistema universitario Americano, el Surcoreano o el sistema Español, por citar algunos ejemplos. 

En este aspecto, no tiene nada que ver lo que un becario aprende en unos países durante sus primeros años de su vida laboral, respecto a los países que no tienen becas tras los estudios, o las prácticas que se realizan en algunas universidades sin haber terminado aún los estudios oficiales. Todo cuenta.

Independientemente de lo que se pueda aprender en la parte reglada, el cómo te sitúes en la cadena del aprendizaje, así será tu posición en el trabajo. Sigue escuchando el mensaje de tu mamá, siempre, y busca la motivación para sentirte con fuerzas para continuar toda tu vida estudiando, preparándote, estudiando y si en algún momento tienes la tentación de bajar los brazos cayendo en el ¡¡MAMÁ, NO QUIERO ESTUDIAR!!! recuerda cómo con su constancia y nunca dando su brazo a torcer, mientras eras su responsabilidad, construyó la persona que hoy eres. Hasta que pudo, hasta que te dejaste... 


Para muestra, un botón y me permito sugeriros que dediquéis 4 minutos a ver el siguiente vídeo que me ha emocionado y que puede servir cómo homenaje a todas nuestras MADRES, las cuales son las que han diseñado, creado y modelado lo que hoy todos nosotros somos.

domingo, 29 de abril de 2018

LA ORGANIZACIÓN DISCENTE

 "Aprender sin pensar es inútil. 
Pensar sin aprender, peligroso".

Confucio (551 AC-478 AC) 
Filósofo chino.


El otro día, tras una comida interesante con un Director General de una de las pymes más importantes de mi zona, salió la conversación sobre el crecimiento de las plantillas y aterrizamos en el tema de la formación en particular, y el aprendizaje en general.

Mi pregunta fue la siguiente:

Si tuvieras que decidir, antes de operarte en una intervención crítica, entre dos cirujanos especialistas y uno de ellos tuviera los métodos, y además, usara los conocimientos adquiridos (sin puesta al día), allá por el término de sus estudios, finales de los 90 y el otro doctor posible para elegir ha estado formándose, aprendiendo, conectado con los sistemas más  avanzados, estando también su equipo de colaboradores lo que denominamos, "a la última". ¿Por quién te decidirías para que te intervinieran?

¿Qué sensación te da la sala de espera de esos profesionales que no sólo tienen los títulos de su época de estudiante y algún postgrado, sino que se observa cómo la formación y la asistencia a congresos (a veces incluso como ponentes) ha sido constante y no ha acabado a día de hoy, independientemente de la edad del profesional que en breves momentos, él o su equipo, te va a tocar en partes diríamos, complicadas de tu cuerpo?

Mucho nos dijimos y seguro que mucho quedó en el tintero, pero sí que nos pusimos de acuerdo que si el nivel de cada una de nuestras empresas, estamos convencidos, depende del nivel agregado de directores, mandos intermedios y todos los profesionales que actúan en cada una de las partes de nuestra cadena de valor, es fundamental que el aprendizaje sea continuo, enfocado en conseguir acercar las habilidades de nuestros empleados a las que realmente necesita nuestra empresa para conseguir las metas planteadas en la planificación estratégica.

En definitiva, cuando estudias una empresa y la consideras de "clase mundial", como norma, detectas que estás ante una empresa que APRENDE, también conocida como una organización discente.

¿Y cómo empezamos?

Esta pregunta es la típica cuando estás ante un empresario o Director que siempre, esté donde esté, una vez que aprende algo y cree que puede mejorar su organización, inmediatamente quiere pasar a la ACCIÓN.

Ni que decir tiene, que siempre que hablamos de empresas o negocios de éxito, mucho de  las características de las empresas discentes, ya las tienen en su ADN; aún así, concluimos en las siguientes características que tienen o se debe tender a tener por las que quieran formar parte de las empresas TOP.

En primer lugar, estas empresas, deben crear desde la cúspide de su estructura una cultura alentadora y de total apoyo al aprendizaje continuo de todos los empleados, empujando hacia el pensamiento crítico a través de la evaluación y no dando la espalda a la asunción de riesgos mediante nuevas ideas.

Esto conlleva dar cabida a los errores y valorar las contribuciones de los empleados, no dejando de medir la creatividad de las personas/departamentos independientemente de sí ha tenido éxito a corto plazo o no.

También, como tercera característica, es necesario promover el aprendizaje no sólo en base a formaciones teóricas, sino orientado en la experiencia y la experimentación (aprender haciendo).

Y por último, en esta época que tanto se habla de Networking, pero casi siempre orientado a los contactos externos, intentar crear una cultura y una serie de foros, prácticas y herramientas que sirvan para difundir todos y cada uno de los nuevos conocimientos adquiridos por parte de la organización con el objetivo de que los mismos sean incorporados a las actividades cotidianas.
Es fundamental, estar a la última, y aún sin esa sala de espera forrada de títulos, congresos, etc... que algunos negocios no tienen, sí que seguro, una vez convertidos en una ORGANIZACIÓN DISCENTE, nuestros clientes lo notarán, y nuestra cifra de negocios y rentabilidad, por supuesto, también.


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.

domingo, 22 de abril de 2018

LA CULTURA DE EMPRESA IMPORTA. TE GUSTE, O NO...

¡Piensa cada día en las consecuencias de tus acciones, en lo que comes, lo que compras, en qué medio te mueves! Estos detalles tienen un gran significado. Si los consideramos, sería un cambio sin precedentes. Tenemos el tiempo muy justo. 
¡Hazlo ya!

Jane Goodall. 
Antropóloga inglesa


Salí de la reunión comprendiendo muchas cosas que en las últimas visitas no había reparado. La verdad, cuando conoces al líder de una organización y te da la sensación que ha sido una continuación de lo que vivías con los mandos intermedios que hasta la fecha, te había tocado lidiar, empiezas a entender cómo esa empresa ha ido labrando el proyecto hasta conseguir alcanzar el éxito en su industria.

Para mí, aunque sólo fueron dos horas, la reunión me sirvió como un programa de formación dedicada a altos ejecutivos de una semana, por medir la calidad de la charla de alguna forma. Se demuestra que la humildad no es una característica de unas circunstancias particulares, sino que puede ejercerse desde todos los estatus, niveles o etapas en la vida de las personas, siendo muy recomendable cuando tienes que dirigir hacia tus metas a un equipo de profesionales que de manera diríamos, retórica, deben "morir por ti en el campo de batalla".

Pero hoy me gustaría centrar el tiro en todo lo que este director nos habló sobre Cultura corporativa y cómo ser efectivo en el día a día, dirigiéndose, todos, como equipo, a las metas fijadas.

Lo tenía claro; nos indicó que cualquier empresa debe primero preguntarse a sí misma cuál es el grado de conocimiento de "por qué existe", y a la vez "cuál debe ser y es su dirección".

Parece evidente, pero cada uno en nuestra organización, como propietarios o directivos, ¿sabemos por qué existe nuestra empresa y hacia dónde la dirigimos? Esta claro que en muchas ocasiones nos movemos, pero no sabemos cual es nuestra misión, por lo que es posible que no estemos acercándonos a nuestra meta, ¿verdad?

En este punto nos invitaba a pensar nuevamente en nuestra MISIÓN.

Como segunda cuestión, puso sobre la mesa un tema que, diríamos me sorprendió, ya que normalmente es un asunto del que no hablan mucho los "jefes" y que él por lo menos lo tenía claro. Era el asunto de la INVOLUCRACIÓN. Los modernos lo llaman "engagement", siendo su definición algo así como el compromiso o implicación utilizado en el ámbito de las relaciones laborales y la cultura organizacional que se identifica con el esfuerzo voluntario por parte de los trabajadores de una empresa o miembros de una organización.

Entonces, ¿sabemos cuál es el grado de nuestro personal, de todos los niveles, de involucración para mantener la dirección propuesta y llegar a la meta, como si fuera SU META? 

Si la empresa somos todos, y hay que remar en la misma dirección, la dirección que fue propuesta en la misión, no sería malo que la implicación fuera alta, ¿verdad?

Y esto le llevó a la tercera cuestión, que no era otra como él bien bautizó, que el fenómeno de la ADAPTABILIDAD. Hoy por hoy, empapados de globalización, incertidumbre y no pocas amenazas, la empresa debe tener la gran habilidad de conocer lo que realmente quieren los clientes. Siendo vital sobre todo, una vez que escuchas "la voz del cliente", la capacidad de responder a las fuerzas y demandas externas.

En este punto ya me tenía ganado. Estaba como absorto escuchando, porque estaba atendiendo a la raíz de cómo la organización que en varias ocasiones había visitado, había conseguido cimentar y crecer de manera sostenible y durable.

Para terminar, aterrizó en el cuarto pilar de lo que el denominaba "nuestra cultura", y éste no era otro que CONSISTENCIA. Había tocado tierra y aclaró que todo era posible gracias a los sistemas y procedimientos de empresa, los cuales ayudaban a alcanzar las metas de manera eficiente. Eran sus guías y reglas, las cuales, sin ser fijas, siempre servían de brújula a todos los departamentos, sin excepción.

No caigáis en la tentación, concluyó, de tomar atajos y/o poner a cualquiera de los cuatro pilares de vuestra cultura organizativa, unos por encima de otros, no. Todas las dimensiones deben de ser justamente equilibradas y trabajadas por el bien de la estructura y de la empresa. Atended a este consejo final, si queréis triunfar.



Nos ofreció otro café, habló de sus nietos y apretando nuestras manos, en señal de saludo, salió de la sala de reuniones dispuesto a continuar con la construcción de su MISIÓN. CONSISTENCIA, pensé yo mientras cerraba la puerta...

Y hoy, como es el día de la tierra, os dejo un video de la señora Jane Goodall, con un gran consejo:

Earth Day 2018

domingo, 15 de abril de 2018

LIDERANDO PARA EJECUTAR


"Nada destruye más el respeto por el Gobierno y por la ley de un país 
que la aprobación de leyes 
que no pueden ponerse en ejecución"

Albert Einstein (1879-1955) 
Científico alemán nacionalizado estadounidense


Tras la llamada, esta misma tarde, de un amigo de la universidad, que por suerte tiene una empresa consolidada y brillante, fundada por su antecesor, pero que tras un cambio generacional está en un proceso de crecimiento y no sólo en España, os dejo esta semana su pequeña historia, la cual me contó en esta conferencia, entendiendo que puede ayudar a directores y directivos a aumentar su tasa de éxito en cuestiones de "ejecución".



Mientras conducía hacia la costa de Málaga, para culminar la semana dura que ese mismo viernes, había culminado con la reunión trimestral de resultados, y como siempre, no habían sido pocos los disgustos que se habían quedado en esa bonita sala de reuniones, Pedro ángel no paraba de "darle vueltas a la cabeza".

"¿Por qué no se avanza? ¿Por qué?". Se preguntaba mi amigo.

Tenían un buen plan, con los deberes bien hechos: Su Visión, su Misión, su gran estudio de mercado a través de las 5 fuerzas de Porter, su DAFO académicamente correcto, sus ejes estratégicos, sus indicadores claves...

En definitiva, él y su equipo sabían que la baja tasa de ejecución no era por falta de visión estratégica, sino por una pobre ejecución. "Tienes razón, Pedro Ángel".- se contestaba a si mismo mientras se disponía a realizar la parada de rigor, justo a una hora de la llegada al destino para repostar, tomar ese café tan bueno que hacían en el restaurante de carretera en el que siempre paraba con sus padres camino de la playa y estirar las piernas esos 20 minutos que te permiten afrontar el último tramo con energía y minimizando los riesgos, que siempre están cuando toca conducir.

"Sí, ese es el problema, está claro. No ejecutamos lo que definimos en las reuniones. Actuamos, casi siempre, y sobre todo cuando algo se tuerce, aunque sea un poco, de manera indecisa y además, casi nunca se respetan los compromisos.".- Concluía consigo mismo, una vez incorporado de nuevo a la autovía.

Pero también tenía claro que tocaba cambiar esta parte, y cuanto antes mejor, ya que en un mercado globalizado y altamente competitivo, como era su sector, la capacidad de ejecución y, cada vez más, la velocidad en la ejecución es crucial.

Todo iba bien, pero algo en su interior le decía que tenía que enfocarse, conjuntamente con todo su equipo en esos dos grandes objetivos, los cuales le darían un valor diferencial a su gente y a su empresa frente a los competidores.

 
  CAPACIDAD DE EJECUCIÓN

 y

  VELOCIDAD DE EJECUCIÓN


Ya el sábado por la mañana, mientras el día comenzaba en el apartamento de sus padres, y los niños y el resto de invitados desayunaban y preparaban todos los "trastos" para pasar la mañana en la zona de la playa (aunque todavía no estaba el agua para muchos baños, según me indicaba P. Ángel), mi amigo, que siempre desayunaba con su padre, Eusebio, planteó sus dudas esperando los consejos que nunca faltaban.

Eusebio, amigo de los almuerzos en la amplia terraza del apartamento, totalmente preparados por él mismo, siempre cargados de dosis del enemigo "colesterol", pero que nadie, ni el doctor que le operó la última vez, eran capaces de retirar de su dieta mediterranea (sólo llamada así por el lugar dónde se producía), comentaba con su primogénito que aunque la ejecución dependía de su comportamiento, la cultura de su empresa y de las personas de su organización, le gustaría plantear unas cuestiones que debería responder en los próximos días de trabajo, tanto él, Pedro Ángel, como su equipo de dirección más cercano.

- En primer lugar, deberían preguntarse cuánto y cómo conoce y está cercano al equipo que dirigen. ¿Cónoces tu negocio? ¿la base? ¿O estás en el cielo?

- Es importante que esa estratégia de la que hablas, sea realista. Vuelve a mirar a la posición que tienes respecto a tu negocio. No debes mirar a vista de pájaro, sino a ras de suelo. Contéstate a ti mismo si el equipo está aterrizado, o todavía sobrevuela el negocio, lejos del día a día.

- No te excedas en fijar muchos y variados objetivos y prioridades. Mira si tenéis un exceso de tareas en cartera y fija, con los tuyos (no tú sólo, sino en equipo) 3 ó 4 prioridades claras y sencillas. Ya sabes cómo hay que comerse un elefante, ¿verdad?

- Mira y responde si eres constante. Solo si tú y tu alta dirección tiene constancia en conseguir los retos que os marcáis, el resto de la plantilla os seguirá sin dudarlo. Debes, con lo que acuerdes, siempre seguir adelante, estarás dando un mensaje de que la ejecución hay que tomársela en serio y que las metas marcadas son importantes, esta vez de verdad.

- Piensa cómo recompensas el buen desempeño, o si realmente lo recompensas. No es bueno que los que te estén ayudando sientan que son uno más, tratados igual que esos otros que aunque no pongan piedras en el camino, si que al menos se muestran apáticos y no comulgan con el camino del cambio.

- Responde si traspasas tus conocimientos y tu visión a los demás, o crees que guardando la información serás capaz de cumplir tus nuevos propósitos. Yo no conozco otra manera de expandir las capacidades del equipo, hacerlos crecer, si no es compartiendo el conocimiento y generando mejores soluciones gracias a las aportaciones de todos.

- Y para terminar, pregúntate todos los días si te conoces a ti mismo. Esto es fundamental, ya que si contestas esta pregunta y te abres a tu entorno, tus fortalezas serán reforzadas y tus debilidades cubiertas por tus colaboradores, en definitiva, tu más valioso recurso, tu organización.



Eusebio, limpiándose con fuerza con la servilleta de tela, la de toda la vida, y levantándose de la mesa, no sin algo de esfuerzo, terminó diciéndole a su hijo:

"No lo dudes, si contestas y refuerzas estos hábitos de liderazgo, estarás preparando a tu organización en una cultura de la ejecución, lo cual te dará muchos éxitos, y a la vez, minimizará tus disgustos, caminando hacia la consecución de esa gran estratégia que por suerte, ya tenéis al menos, definida".


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.



domingo, 8 de abril de 2018

REFUERZOS POSITIVOS. ESOS GRANDES DESCONOCIDOS

"Seas parco en elogiar, y más parco todavía en vituperar"

Séneca (2 AC-65) 
Filósofo latino


Esta semana, mientras estaba tras el cristal del pasillo, los cuarenta y cinco minutos que todos los sábados tocan para ver a Eduardo en las clases de natación, me di cuenta de la importancia del tema de la motivación, tanto en la edad temprana y en las actividades personales, como durante el resto de nuestra vida, incluyendo por supuesto, los temas laborales.

Y es que durante el tramo de 10 minutos que les tocaba nadar al estilo de "espalda", al ser todavía pequeños, noté que necesitan mucho de explicación teórica de cómo mover los brazos, recordatorio constante de que los pies son muy importantes y también, cómo el resto del cuerpo tiene que permanecer en posición horizontal, sin hundirse, para avanzar. Pero la repetición y las explicaciones del profesor/facilitador/jefe, no son suficientes, sin un seguimiento enfocado en el refuerzo positivo de las mejoras por serie, de cada niño, de cada persona, además de las continuas explicaciones de las variaciones técnicas necesarias para permitir el crecimiento en la calidad de la tarea.

Además, al coincidir la subida de escalerilla del pequeño nadador justamente en frente de mi situación, siempre, Eduardo, buscaba ese gesto cómplice de pulgar hacia arriba, lo cual una vez encontrado, le suponía un empujón para mejorar en la siguiente "vuelta". En definitiva, está claro que trabajamos y hacemos las tareas al 100%, como profesionales, pero el "refuerzo positivo" nos carga las pilas y nos lanza a seguir en el camino de la mejora; comprobado.

En ese momento recordé una conversación con un director de una pyme de la zona centro, referido a la necesidad de reforzar el trabajo bien hecho o simplemente, darlo como un obligación una vez el profesional es contratado. Vosotros diréis...

Por mi parte un aviso; jefes, dueños, directores, dejad vuestros móviles y no deis por hecho que todo el mundo tiene el poder de auto-motivarse y pensad que vuestro liderazgo no concluye con un seguimiento correctivo sólo para el desvío y la no consecución de metas, sino que el mismo resultará de ayuda si se usa para el refuerzo del trabajo bien hecho. No dejéis de elevar ese pulgar, eso sí, cuidando de que no sea automático y de dudosa sinceridad.

El refuerzo positivo hace que nuestra gente se sienta valorada, muy importante y reconocida. No dudéis de practicar este refuerzo, pero como decía, con equilibrio. Para ello, un buen elogio debe  ser generado de la forma oportuna, por un motivo concreto y durante el tiempo adecuado. Es fundamental no cebarse en el elogio siempre del mismo; sabéis que este tema provocará malos rollos y lo que necesitas es tener no un trabajador 10, sino un equipo 10 de alto rendimiento, por lo que cada individuo del equipo debe de llevarse sus refuerzos, incluso a veces, será menester el elogio de todo el equipo, siendo los mismos la base del éxito de tu empresa, tu departamento o tu asociación.

Para concluir, os dejo una serie de consejos, intentando que todos, en casa y en el laboro, podamos entrenar las buenas prácticas entre los nuestros, a los que tanto les debemos dónde estamos y qué somos:

- Sé sincero en tus elogios.

- No confundas el elogio con la adulación.

- Personaliza tu mensaje y no funciones con estándares.



Y recuerda, nunca pidas un favor o emitas una orden en el mismo momento que estás elogiando, ya que eso contrarresta el efecto motivacional del mismo.


Historias pasadas de "lasemanadeedusanchez": Os dejo, en el siguiente enlace, lo que pasaba por este blog hace 3 años para los que se han incorporado tarde y también para los amigos nostálgicos que les gusta recordar.